La verdadera libertad, aqui y ahora.



Hoy quiero contarles muchas cosas que me vienen pasando. NO es que quiero hablar de mi, sino hablar con el corazón de lo que verdaderamente pienso que es la libertad.
Los otros días pensaba mucho en la religión que me dio mi madre, la que profese hasta mis 28 , 30 años, no se, no recuerdo bien.
Siempre nuestros padres creen que nos dan lo mejor y muchas veces nos dan aquello que ellos creen que es lo mejor, la verdad.
Como fui inquieta busque,  a través de la lectura,  mi verdad. Quiza el primer indicio que mi  religión era el budismo , fue una amiga que tuve que se hizo budista. Muchos años pense que me hice budista por copiarla a ella, que de alguna manera fue por un tiempo una referente mia. Pero no, hace pocos días descubrí que no.
Hace quince días, me levante un sábado y salí de compras  y había un grupito de chicos de Acción Católica. Ellos iban a su Asamblea, cantando, eufóricos. Asi como a esa edad lo hacia yo.
Me remonte a mi juventud, y enseguida dije; eso lo eligio mi madre para mi. Obviamente , tuve amigos en esa etapa, experiencias maravillosas pero nunca estuve verdaderamente comprometida con esa causa. Me molestaban las misas, pero me encantaba cantar en el coro de la iglesia, y me comia el sermón con tal de cantar, de expresarme. 
Cuando deje ese recuerdo, me pregunte : Que elegiste vos en tu vida Stella? Y mi respuesta fue, el budismo. Pero , vieron que muchas veces elegimos algo, casi sin darnos cuenta, yo soy budista, recito mi Nam Mioho, medito, en fin, muchas cosas, pero no voy al templo porque soy creyente libre y no religiosa. Quien sabe, como saberlo , si no soy budista solo por ser algo? Mas que nada soy una persona de ciencia, de aquellas que precisan una comprobación, y hasta ahi llegaba mi fe budista, que sin saberlo ese día iba a ser puesta a prueba.
El sábado transcurrió en familia y a la tarde mi timbre sono sin esperar a nadie.  Atendí y eran dos chicos mormones, que querían hablarme de Jesucristo. YO intente zafar y les dije, que estaba ocupada. Ellos, muy jovencitos, me ofrecieron una estampita. Es la segunda vez que me pasa en la vida, que me dan estampas mormonas, y son tan amables que la acepte me acerque y les dije que si, por supuesto, que como no aceptar a Jesús, que fue un maestro iluminado. Se fueron. A los 2 o 3 minutos mi hija me dice: Mama Volvieron! No se que quieren decirte.
Cuando salí a la puerta ellos dos estaban muy tímidos. Uno de ellos me dijo: No sabíamos si volver o no pero sentimos que tenemos que decirle algo. Ahí mismo supe que esa conversación la puso el universo, para los tres y que teníamos que hablar. Ellos me dijeron que Jesús no era eso que yo decía, sino que era el hijo de Dios. Empezó un intercambio de conceptos filosóficos, propios de su religión y otros míos, pero finalmente sentimos que los caminos podían variar pero el destino era el mismo: LA FE.  les pregunte sus nombres, y me dijeron los actuales los que su iglesia les habia dado, pero pregunte  su nombre de nacimiento. Taylor, y Ezequiel. Negaron ser eso, dijeron que ya no eran ellos, y vino a la mente lo de las raíces : Uno tiene una raíz, y no significa que nos vamos a quedar pegadas a ellas, pero tienen que estar fuertes para que el árbol crezca y de ramas maravillosas. Uno no debe negar sus raíces, y fue lo que les dije que nunca nieguen las personas que fueron, aunque   la religión les haya cambiado sus nombres.
Ellos fueron Ezequiel y Taylor, yo, Stella en Acción Católica.  HOY elegí ser budista y ellos mormones, y los tres nos sentíamos orgullosos de las creencias y nos despedimos con lagrimas en los ojos. Yo les había dicho que me sentía feliz de ser budista, y confirme que no lo era para copiarme de mi amiga, me demostré a mi misma que fue una elección autónoma, de la cual hoy me siento orgullosa
El encuentro entre los seres humanos es simplemente maravilloso,  pero también lo maravilloso es elegir lo que queremos en la vida y sentirlo en nuestros corazones. Sabe El Universo si volveré a cruzar estos maravillosos chicos que también sentían orgullo de tocar las puertas comunicando de corazón aquello que creen, pero  sentí que la verdadera libertad es esa. Nuestras elecciones, y sobre todo estar presentes en el aquí y ahora para poder apreciar lo que el universo me quiere decir. 
Ese sábado fue  especial. Muy temprano salí de casa a comprar cosas y tirada estaba la hermosa flor de la foto; Un Lilium perfumado intacto ( como les conte en Instagram), la junte porque iba atenta, porque estaba presente y le dije a mi hija, este es un augurio de que algo maravilloso esta por pasar, y paso. Fue un dia lleno de cosas inexplicables, mágicas, maravillosas. Cosas que no son bienes materiales ni tienen un precio.Cosas, sentimientos que tienen que ver con quienes somos y la verdadera libertad de serlo.
Estar presentes aquí y ahora nos permite verlas y encontrar a través de ellas la felicidad. 

Que tengan una buena semana!!!

Comentarios

  1. Muy bien como indicas, hay muchas cosas no materiales que nos hacen felices, y tenemos que valorarlas mucho mas que lo que el dinero puedo comprar!
    Saludos, seguimos en contacto!
    Una Argentina Un Poco Femenina.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Espero tus comentarios, dudas y preguntas!